Acércate a las artes escénicas y audiovisuales
Acércate a las artes escénicas y audiovisuales

Entre cámaras y alfombras en los Forqué

Equipo de «A las mujeres de España. María Lejárraga»

La 28 Edición de los Premios Forqué que organiza EGEDA, entidad de gestión de derechos de los productores audiovisuales, se celebró el pasado 17 diciembre en el Palacio Municipal de Congresos de IFEMA con énfasis en el homenaje a la gran actriz y directora Verónica Forqué.

  Nosotros, Cámara y Telón, estuvimos allí. Como buenos cinéfilos no queríamos perdernos lo que muchos llaman: “La antesala de los Goya” o “La nochevieja del audiovisual español” 

      La esperada alfombra roja empezó a las siete de la tarde. Por ella desfilaron todos los nominados y nominadas de la noche junto a otras grandes personalidades de nuestro audiovisual.

Allí todo era mayúsculo y extraordinario. La zona habilitada del Palacio era inmensa y estaba presidida por una gran fotografía de la homenajeada Verónica Forqué. La cola de celebridades era larguísima y durante dos horas no pararon de llegar más invitados con sus elegantes atuendos. Los periodistas encargados de entrevistarlos también iban con sus mejores galas y los esperaban ansiosos rodeados de numerosas cámaras. Estar allí y poder tenerlos tan cerca podría parecer un sueño y sin embargo fue, para nosotros, el lugar del despertar. El lugar desde donde captar mejor la realidad.

Equipo del documental
«Labordeta, un hombre sin más»

  Por televisión todos y todas nos imaginamos que esas personas que posan frente a las cámaras son inalcanzables, seres superiores y casi inmortales. De cerca te das cuenta que simplemente son personas que han trabajado mucho y muy duro para estar ahí. Personas que se ponen nerviosas al pasar por el photocall intentando controlar el protocolo de las cámaras. Personas a las que les tiembla la pierna al ser apuntadas por tantos y tantos medios. Personas nerviosas por estar nominadas. Personas que no saben si volverán a estar otra vez en un lugar tan importante. Personas que intentan mostrarse seguras, proyectar su mejor versión y compartir su mejor sonrisa con nosotros. Pase lo que pase y vengan como vengan, se entregan en cuerpo y alma para que disfrutemos tanto como cuando vemos sus trabajos en el cine o la televisión.

   Y nosotros, meros espectadores, al estar ahí, tan cerca, no solo contemplamos toda la belleza y excelencia que consiguen transmitir si no que admiramos y aplaudimos su valentía. Porque hay que ser muy valiente para dedicarse a esta profesión y trabajar año tras año contra viento, marea y pandemia para seguir haciendo los mejores productos audiovisuales. Porque hay que ser muy valiente y trabajar mucho para superar las cuotas de pantalla de toda Europa; y triunfar en el mundo entero con las producciones de nuestro país.

¡No te pierdas las novedades!

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.