Acércate a las artes escénicas y audiovisuales
Acércate a las artes escénicas y audiovisuales

Fracasar no está (tan) mal: Cónica sobre “La función que sale mal”


Bromas corporales, golpes, textos mal dichos y escenas que se repiten son la combinación perfecta para que todo en este espectáculo salga mal… y te mueras de risa.

Un club de aficionados al teatro quiere estrenar una obra de misterio y crimen al estilo Agatha Christie, pero ni de cerca llegará a buen puerto, ya que desde que entramos hasta que salimos la obra desvaría en un sinfín de propuestas absurdas que lograran sacar adelante el show pese a que todo salga mal.

Pero es imposible mirar este espectáculo sin tener en cuenta a uno de los mayores protagonistas: la escenografía. Cuadros que caen, puertas que no abren, un entrepiso que se desmorona…su participación en la escena es casi tan importante como los actores. Gracias a ella se dan la mayoría de los obstáculos que sortearan los personajes con el fin de continuar con la función.

Otro factor importante para la comedia es el ritmo; y en esta obra el ritmo brilla en cada escena. Los actores destacan en la precisión y la ejecución de los movimientos para que el espectáculo sea una máquina de hacer chistes: uno tras otro, uno tras otro. Aunque cabe mencionar que, si bien casi todos los chistes son de un humor inocente y familiar, llegando al final de la segunda parte, por momento pueden pecar de ser “un poco infantiles”. Aun así, no aburre y consigue lograr su objetivo: un público que se ríe durante la hora y cuarenta que dura la función.

En general el elenco trabaja de maravilla y los personajes-exuberantes y mal actuados- generan una meta teatralidad cómplice con el espectador que va creciendo a medida que todo va viniéndose abajo. Sin embargo, me gustaría resaltar el trabajo actoral y de voz hecho por Víctor de las Heras (Robert) quien plasma en un color humorístico el sufrimiento del actor tratando de salvar la función a cualquier precio y riesgo.

En definitiva, esta adaptación del texto inglés con chistes locales convoca al público a una comedia que no decepciona y nos invita a reírnos a un espacio que tanto miedo nos da: el fracaso y la resistencia a que todo lo que pueda salir mal, saldrá mal.

Podéis ver esta función en Madrid, concretamente en el Teatro Amaya todos los días de martes a domingos. Entradas aquí.

¡No te pierdas las novedades!

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.